domingo, 24 de mayo de 2009

Una curiosa sorpresa



Al final ha llovido y el ambiente ha mejorado bastante.
El día está gris, las montañas apenas se ven, pero eso hoy no importa. El calor agobiante ha desaparecido y la gente se ha animado a pasear.
Lloviznaba y la mayoría de los que paseábamos llevábamos el paraguas, pero casi nadie lo ha abierto. Hemos preferido refrescarnos un poco y disfrutar de esa pequeña lluvia a taparnos con el paraguas.

Esta mañana en el paseo he visto algo curioso. Y es la foto con la que empiezo el relato.
Esa es la fuente que pasamos todos los días y en la que mi acompañante se para a beber agua a la ida y a la vuelta del recorrido.
Delante mismo de la fuente hay un desagüe tapado con una rejilla rectangular.
Este desagüe lleva más de una semana sin rejilla, lo que supone un peligro para la gente que pasea.
Esta fuente está en el mismo parque con columpios donde juegan los niños y pasea mucha gente mayor.
Hay otra fuente más cerca de los columpios, pero la fuente de la que hablo pilla en el camino, sobre todo para la gente que pasea.

No es la primera vez que una farola se funde, o algo se rompe y tardan mucho en agregarlo.
Da igual que sea más o menos peligroso, lo ponen en la lista de espera y lo arreglan cuando le toca o se conciencian de que puede suponer un peligro para alguien.
Lo que sucede es que ni siempre se dan cuenta a tiempo y luego cuando pasan los accidentes vienen el tiempo de las lamentaciones.

Pues con esta fuente pasa lo mismo. La rejilla está sin poner. Mi compañero es muy cuidadoso y esquiva el agujero para no caer al ir a beber, se le queda mirando, porque él mismo se da cuenta que eso no está bien e intuye el peligro.

Hoy al ir hacia la fuente me doy cuenta de que hay unas flores delante de ella. Cuando me acerco más es cuando veo bien dónde están las flores y justo están tapando el agujero de desagüe. Quedan bonitas y evitan por lo menos que la gente se caiga.
No es el sitio más indicado, pero por lo menos es mejor que estén las flores a que alguien meta el pie y ocurra una desgracia.

Aquí está todo verde y hay muchas flores silvestres por el campo. Alguien ha debido cogerlas y las ha puesto ahí.

Venían unas señoras de paseo a la par que nosotros y se han fijado y han comentado lo mismo, que por lo menos está más bonito y es menos peligroso.

En fin, veremos si el ayuntamiento se digna a arreglarlo antes que las flores se pudran y el agujero esté de nuevo libre.

Hemos pasado por el merendero como todos los días y hoy estaba vacío, todas las mesas libres y no había niños, ni perros ni risas en ese lugar. El tiempo está lluvioso y no anima a estar ahí sentado mojándose.
Habrá más días agradables y con sol para que la gente pueda disfrutar de esas sombras comiendo al aire libre.

Y ahora que mi compañero está descansando en el sofá, aprovecharé para preparar la comida para cuando se despierte y comer todos algo rico y reponer fuerzas para el paseo de la tarde.


El merendero del camino


uxue

6 comentarios:

Charly dijo...

Hola Uxue, bonitos sitios por los que paseas diariamente. Veo la foto del parque y los “asadores” para la barbacoa, lo que aquí en Argentina sería el “asado”, si alguna vez te visito tenemos una cita…asado criollo echo por mi, seguro te chuparas los dedos.
Un fuerte abrazo amiga…Agur

uxue dijo...

Hola Charly
Anoto en la chuleta la invitación, a ver si por fin pruebo el asado del que tanto me hablas y que tan popular es ahí.

Un abrazo enorme cocinero.

pirulalma dijo...

Que sitio mas bonito ese merendero, todo tan verde a la sombra de los arboles...
Debe de ser una suerte vivir ahí, si no fuera por el clima....
Pero entonces igual no estaría tan verde...

.

uxue dijo...

Exactamente pirulalma. Si no fuera por la lluvia no estaría tan verde, ni los montes tan bonitos.
Es un sitio precioso, la lluvia es imprescindible para que así siga y para la subsistencia del lugar.
Es un clima bastante agradable, sin esos cambios bruscos de temperatura.
Es una suerte vivir aquí y poder disfrutar de este paisaje cada día.
Un saludo...

Gloria dijo...

Hace un par de años estuve en Cantabria. Fui en verano y me sorprendió sobremanera su paisaje. Mi Andalucía en verano se queda sequita, los campos se visten de pastizales secos, predomina el color dorado por todas partes. Y al llegar allí, en pleno mes de Agosto y encontrarme con un verdor tan espectacular y con tanta frondosidad, pensé que estábamos en otro país.
No tengo la suerte de conocer la zona por dónde vives, pero supongo que debe ser parecida a Cantabria. A ver si un año tengo la fortuna de poder ir por allí.
Gracias por estas fotos tan bonitas, amiga.

uxue dijo...

Eso Gloria, anímate a venir y conocer esto y así de paso nos conocemos de una vez que ganas ya tengo.
Te aseguro que el lugar es más bonito en la realidad.
A ti que te gusta tanto viajar deberías visitar esta zona. Te va a gustar y podrás sacar muchas fotos.

Un abrazo guapa

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea