domingo, 17 de mayo de 2009

Oración de un desocupado

Juan Gelman

Hasta hace poco desconocía a este autor y su obra. Navegando por Internet en busca de una imagen vi un poema suyo: "El juego en que andamos", me encantó.
Hoy, mirando de nuevo en su vida y obra he visto otros poemas que me han gustado mucho y que deseo poner aquí.
En un lugar dedicado a este gran poeta.


Poeta argentino nacido en Buenos Aires en 1930.

Hijo de inmigrantes rusos, se inició en la poesía desde muy pequeño, orientado por su hermano Boris quien fue un lector compulsivo. Abandonó su carrera de Química para dedicarse por completo al destino de las letras.
Salió de Argentina en 1976 durante la dictadura militar y vivió en el exilio en México.
De su obra poética se destacan las siguientes publicaciones:
«Violín y otras cuestiones» en 1956, «En el juego en que andamos» en 1959, «Gotán» en 1962, «Los poemas de Sidney West» en 1969, «Fábulas» en 1970, «Salarios del impío» en 1993, «Sombra de vuelta y de ida» en
1997, «Incompletamente» en 1997 y «Salarios del impío y otros poemas» en 1998.
En 1997 obtuvo el Premio Nacional de Poesía en Argentina, el premio Juan Rulfo en el año 2000, en 2004 el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde, en 2005 los premios Iberoamericano Pablo Neruda y Reina Sofía de Poesía, y en el año 2007 el
Premio Cervantes.

Reside actualmente en México, aunque "Volver, vuelvo todos los años, pero no para quedarme. La pregunta para mí no es por qué no vivo en la Argentina sino por qué vivo en México. Y la respuesta es muy simple: Porque estoy enamorado de mi mujer, eso es todo". Perdonando tamaño romanticismo, la ciudad de Buenos Aires lo honró recientemente con el título de ciudadano ilustre.


Oración de un desocupado:


Padre,

desde los cielos bájate,

he olvidado las oraciones que me enseñó la abuela,
pobrecita, ella reposa ahora,
no tiene que lavar, limpiar,

no tiene que preocuparse andando el día por la ropa,
no tiene que velar la noche, pena y pena,
rezar, pedirte cosas, rezongarte dulcemente.


Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
que me muero de hambre en esta esquina,
que no sé de qué sirve haber nacido,
que me miro las manos rechazadas,
que no hay trabajo, no hay,


bájate un poco, contempla
esto que soy, este zapato roto,
esta angustia, este estómago vacío,
esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre
cavándome la carne,
este dormir así,
bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido
te digo que no entiendo,


Padre, bájate,
tócame el alma,

mírame el corazón,
yo no robé, no asesiné, fui niño
y en cambio me golpean y golpean,
te digo que no entiendo,


Padre, bájate,
si estás, que busco resignación en mí

y no tengo y voy
a agarrarme la rabia y a afilarla
para pegar y voy
a gritar a sangre en cuello
por que no puedo más, tengo riñones
y soy un hombre,


bájate, qué han hecho
de tu criatura, Padre?
un animal furioso
que mastica la piedra de la calle?

(de "Violín y otras cuestiones")


1 comentario:

Gloria dijo...

Muy bello el poema, uxue, y gracias por darme a conocer a éste poeta, no tenía el placer de conocerlo.
Besos.

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea