jueves, 9 de junio de 2016

Tenemos la mala costumbre...

 
 



Tenemos la mala costumbre de querer a medias,
de no mostrar lo que sentimos a los que están cerca,
tenemos la mala costumbre de echar en falta lo que amamos
,
sólo cuando lo perdemos es cuando añoramos.
 
Tenemos la mala costumbre de perder el tiempo,
buscando tantas metas falsas tantos falsos sueños,
tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que en verdad importa,
y sólo entonces te das cuenta de cuántas cosas hay que sobran.

Tenemos la mala costumbre de buscar excusas,
para no desnudar el alma y no asumir culpas

tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que en verdad importa,
y sólo entonces te das cuenta de
cuántas cosas hay que sobran.
 
 
(Pastora Soler)






miércoles, 23 de enero de 2013

Me falla la memoria...


Desarrollan un nuevo diagnóstico precoz para prevenir el mal de Alzheimer
 
  

Cada vez se escucha más sobre el “alzhéimer”. Muchos conocemos alguna persona que la padece, ya sea familiar o amigo y nos asusta llegar a esa situación, donde no seamos capaces de reconocer a los nuestros, nuestro pasado, quienes fuímos y somos.... 
El saber de esta enfermedad y ver cómo deteriora a la persona que la posee, nos hace más sensibles hacia ella y nos pone en alerta. De manera que si se nos olvida algo, y darnos cuenta que no es la primera vez que nos sucede, nos horroriza el pensar que podríamos llegar a padecerla.

Hace algo más de un mes escuché una entrevista que le hicieron a Álvaro Bilbao, un neuropsicólogo que ha escrito un libro que trata de la memoria, los fallos que pueden darse, los motivos y lo que es más importante, el poder hacer algo para que esta memoria se fortalezca, dando lugar a una mejor calidad de vida para el individuo.
Me gustó lo que decía el autor del libro en la entrevista y me animé a comprarlo para conocer mejor el tema e intentar por lo menos ejercitar mejor la mía.

Al principio, cuando vi el libro, con tanta letra, sin diálogos y con textos largos me asusté y llegando a temer que fuera un rollo y pesado. Lo dejé unas semanas a un lado para cuando encontrara un momento tranquilo para poder leerlo.
Al final lo abrí, me pareció interesante desde el principio. Iba leyendo y me identificaba con muchas de las cosas ahí decían. Eso me tranquilizó bastante, pues ponía que era normal que sucediera, pero que de cualquier forma había maneras  y trucos de ejercitar esta memoria con las actividades cotidianas y poder recordar mejor las cosas.

No es un libro para leer de un tirón, es mejor ir leyéndolo poco a poco, asimilando lo que pone, para poder comprenderlo mejor y que nos sirva  de ayuda.

Siempre he pensado que es bueno conocer  e informarse sobre aquello que nos preocupa y desconocemos, pues la desinformación puede acrecentar el temor ante lo desconocido.

A mí, particularmente me gusta el libro y me está ayudando a relajarme más cuando olvido algo, ayudándome a pensar para poder recordar mejor.
 
uxue
10 síntomas de la enfermedad de Alzheimer.
 
 
Sinopsis:
El neuropsicólogo Álvaro Bilbao explica de manera breve y amena cómo funciona el cerebro, qué tipos de disfunciones se pueden producir (y qué enfermedades se derivan), y cómo se puede afrontar cada una de estas enfermedades, tanto a nivel clínico como desde casa.

El objetivo es explicar cuándo los fallos de memoria son el preámbulo de una enfermedad neurológica y cuándo responden solamente a malos hábitos o problemas como el estrés y la ansiedad.

 

  

martes, 23 de octubre de 2012

Nire poesia...Mi poesía



 
Mi poesía es muy barata
gratis la recogí de la boca del pueblo
y gratis se la devuelvo al oído del pueblo.

Yo también tengo mi verdad
y vale, tanto o más, que la del señor banquero.

Todas las cosas del mundo se gastan;
se gasta la salud y el amor, el deseo y el vicio;
la codicia y la vida.

Y lo que más fácilmente se gasta
es la cosa más perdurable del mundo,
lo más fuerte..., es el dinero.

Si alguien dice; en mi casa no hay paz
busque la paz en casa del vecino
o en el último rincón del mundo;
pero si tuviera paz en su casa,
que no busque la guerra en parte
alguna
porque perderá la paz y la casa
por los rincones del mundo.
 
(Poema de Gabriel Aresti.
Música por Rogelio Botanz)
 
 

lunes, 15 de octubre de 2012

Desplegar las alas y empezar a volar...

 
 





Esta mañana mi hijo mediano se ha ido lejos de aquí.

 Acabó la carrera y quiere seguir estudiando, pero a la vez, desea trabajar  y aprender.
 
Recuerdo cuando se fue a Jordania y a la India. La sensación que tuve por esa partida de un mes. 
La carrera la ha hecho en  Donosti y venía los fines de semana. Por lo que no es la primera vez que se va y sentimos su ausencia.
Ahora es diferente…pues soy consciente que ya no será igual, no sé cuándo volverá, pero siento que ya ha empezado por sí solo su nueva vida.

Nosotros le dimos los medios y la libertad para decidir lo que deseaba hacer. Todo lo demás lo ha hecho él con tesón y esfuerzo, es un chico con las ideas bastante claras, que se mueve cuando desea lograr algo.

Esta mañana ha cogido sus maletas, una llena de libros para seguir estudiando, una mochila y la comida y ha emprendido un viaje, su viaje…lejos de su casa, de sus amigos,…de su tierra.

 También ha llevado una maleta especial, ésta llena de ilusiones y proyectos,…de incertidumbre y esperanza,…pero sobre todo de coraje y valentía para luchar por sus sueños y su vida.

 
Ayer, después de venir del caserío donde comió y se despidió de su familia, le comenté cómo tendría la mente; llena de emociones, pues ese fin de semana también se había despedido de sus amigos, sobre todo de los de la Universidad, con quienes ha hecho muy buena amistad. Él  señaló con la mano su pecho,  cerca del corazón y  dijo, que las emociones más que en la mente las sentía allí, de pleno… Tenía el corazón "tocado" de tanto sentir y de tanto que tenía que dejar para seguir con su vida.

Cuando le escuché me vino a la mente, que  justo ayer mismo, hace 29 años,  hice lo mismo: dejé la comodidad de mi ciudad,  de una familia y amigos  en Madrid, y con una maleta cargada de ilusiones, y llena de sentimientos encontrados, me vine al País Vasco a recorrer mi propio camino.

 La historia se repite,…ahora comprendo mejor lo que debió sentir mi madre cuando me vine, su alegría porque iba a casarme y a emprender un nuevo proyecto de vida y su tristeza porque ya no me tendría a su lado,…me dejó volar y hacer mi vida…ahora le toca a mi hijo emprender su propio vuelo.

 
Esta mañana  le llevaba en el coche hacia el tren, ambos  íbamos callados, pero a través de ese silencio se palpaban las emociones de los dos.

Salíamos del pueblo y es como si estuviera leyendo  la mente de mi hijo, como si supiera lo que estaba sintiendo y preguntándose  en ese momento… "Hasta cuándo?"...

Con un nudo en la garganta hemos llegado a la estación, aquella en la que  fallé con el billete hará unos meses cuando fui a ver su graduación, llena de orgullo y de esperanza  por él…esa estación que tantas veces ha recorrido él para ir a Donosti a estudiar.

De nuevo se ha ido en ese tren, no a Donosti, sino a Francia…aún más lejos,…a trabajar y a estudiar…

Con una  sensación de tristeza por esta marcha, nos hemos despedido, sin apenas palabras pero con los sentimientos a flor de piel.

 Cada vez que paso por su cuarto desde su partida, para llevar su ropa lavada, cada vez que veo su foto,…siento como si le estuviera despidiendo de nuevo…siento como el corazón se encoge y, de nuevo, el nudo se forma en la garganta  y,  sobre todo, siento que el amor por él se intensifica, por lo que ha sido y por lo que es…por lo que será.

 Hoy la tristeza se mezcla con  la alegría,  que me hace ver de nuevo que todo ha merecido la pena.
 
uxue...
 
 
 
 
 
 

  qué  hay en tus ojos con solo mirar
Que estás cansado de andar y de andar
Y caminar , girando siempre en un lugar..

Sé que las ventanas se pueden abrir
Cambiar el aire depende de ti
Te ayudará, vale la pena una vez más.

Saber que se puede, querer que se pueda
Quitarse los miedos sacarlos afuera
Pintarse la cara color esperanza
Entrar al futuro con el corazón.

Es, mejor perderse que nunca embarcar
Mejor tentarse a dejar de intentar
Aunque ya ves que no es tan fácil empezar.

Sé que lo imposible se puede lograr
Que la tristeza algún día se irá
Y así será,  la vida cambia y cambiara..

Sentirás que el alma vuela
Por cantar una vez más

Saber que se puede, querer que se pueda
Quitarse los miedos sacarlos afuera
Pintarse la cara color esperanza
Entrar al futuro con el corazón.


Vale mas poder brillar
Que sólo buscar ver el sol

Pintarse la cara color esperanza
Entrar al futuro con el corazón


Saber que se puede…
 
 


Dedicado a él...Gracias por Estar y por Ser...


 

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea