lunes, 25 de mayo de 2009

Apología del tango


Charly
es un apasionado del tango.


Allá en Argentina, la cuna del tango, se escucha desde niño y aprenden a quererlo.
La gente dice que el tango es mucho más que un baile, es un arte.
Es cierto, es un arte bonito de ver y escuchar.

Un arte desconocido para muchos de nosotros, y que aquellos que lo aprecían y lo aman saben valorarlo y disfrutarlo.

A mí me cuesta entenderlo, pero Charly lo comprende muy bien y le gusta hablar de ello. Lo lleva en la sangre y forma parte de su historia, de su cultura y de sí mismo.

Aquí pondré uno de los escritos dedicados al Tango que puso en su blog y donde merece la pena mirar para apreciar y comprender mejor este arte especial.

Gracias Charly por ayudarnos a conocerlo mejor.


"Apología del tango"



Triste, sensual, dormilón,
mezcla de risa y lamentos,
vuela de los instrumentos
y se mete al corazón.
Allí enciende la pasión
que en el alma está dormida,
nos habla de la querida,
del amigo traicionero
y es un grato mensajero
que se nos cruza en la vida.

Por eso, cuando lo siento,
le abro de mi alma las rejas
y entra cantando sus quejas
a amargar mi sentimiento.
Entonces, mirá, no miento
veo que en mi pecho anida
todo el dolor de la vida
y por eso me encurdelo;
tengo hambre de consuelo
y lo busco en la bebida.

Tango que me hiciste mal
y que, sin embargo, quiero
porque sos el mensajero
del alma del arrabal;
no sé qué encanto fatal
tiene tu nota sentida,
que la mistonga guarida
del corazón se me ensancha,
como pidiéndole cancha
al dolor que hay en mi vida.

Por vos he morfao más canas
que pelos tengo en el mate,
por vos hizo el disparate
de envenenarse mi hermana.
No hay bochinche ni macana
que en tu homenaje no hiciera,
y en la fiesta arrabalera,
donde campeas con honor,
me diste siempre valor
pa' hacerle frente a cualquiera.

Tango de triste motivo,
cuando pienso tu chamuyo,
se queda en mi alma el arrullo
de tus cantares, cautivo.
Por eso, cuando percibo
tu melancólico son,
me acongoja la emoción
de tu rezongo compadre,
y entonces pienso en mi madre
y me llora el corazón.

Es cosa linda y fiereza,
es cachetada y caricia,
tiene amargura y delicia,
tiene fealdad y belleza.
Es la infinita tristeza
que a ser malo me convida,
es la cárcel, la guarida,
mis versos y mi guitarra;
el tango es como una garra
que se ha clavao en mi vida.

Enrique Maroni



De Tangos y algo más

2 comentarios:

Charly dijo...

Gracias...gracias...gracias,

uxue dijo...

Gracias a ti Charly
Un abrazo

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea