domingo, 10 de mayo de 2009

Acechando la tormenta


Por la mañana hacía buen día y el paseo se ha dado muy tranquilo y relajado.

A la vuelta compré el pan y a casa a descansar un rato antes de la comida.


Por la tarde, tenía intención de estar un rato aquí escribiendo y luego salir. Como anochece más tarde no tengo tanta prisa en dar la vuelta como en invierno.

Justo estaba leyendo algo cuando oigo que truena. Miro a través de la ventana y veo que el cielo está con nubes pero predominan los claros.


De nuevo oigo los truenos y me levanto seguido, nos arreglamos y salimos a dar la vuelta antes de que se ponga peor el tiempo.


En el recorrido seguía tronando, avisaba que era el principio de la tormenta y del chaparrón.

De vez en cuando caía alguna gota, pero no merecía abrir el paraguas.


Nuestro paso era ligero, la temperatura muy agradable y sentía como el aire nos tocaba la cara. No era muy fuerte y ayudaba a que el paseo fuera menos agobiante, pues hacía calor.


Las hojas de los árboles se movían y las nubes iban avanzando cada vez más deprisa.

Ya no se veían los picos de las montañas, se iban cubriendo con estas nubes que se iban cargando de lluvia con bastante rapidez.


A medida que llegábamos los truenos eran más fuertes, el cielo se iba oscureciendo cada vez más y justo al entrar al portal de casa empezó el aguacero.


Esta vez tuvimos suerte y nos libramos de una buena calada.


Pronto son las fiestas del patrón de aquí. Ya se huele el ambiente festivo en el pueblo. Hoy había una carrera ciclista y luego un concurso de canciones en un recinto que está debajo de donde vivo.


Cuando llegamos a casa nos cambiamos de ropa y me animé hacer un pastel para mañana, para celebrar el cumpleaños de mi acompañante en los paseos que fue en esta semana.


Mañana pondré las velas en el pastel y le tocará apagarlas. Eso lo hará rápido pues lo que querrá será comerse la tarta cuanto antes.


Después del convite saldremos de nuevo a dar nuestra segunda vuelta del día y así bajaremos un poco la comida, ….y de paso hacemos sitio para otro trocito de pastel que a media tarde sienta de maravilla.


Mañana será un día especial para todos, pero el paseo será como siempre, no puede variar, … el mismo sitio, los mismos árboles que tocar, la misma fuente y la misma carretera que cruzar.


Empecé a escribir el sábado y ya es domingo. Han sonado las doce campanadas en el reloj de la iglesia.

Es hora de acostarse. Nunca sé cuánto podré dormir, así que aprovecharé para descansar ahora que todo está silencioso y tranquilo en la casa.

Las horas pasan rápido y tengo bastante tarea para mañana.


Y por supuesto,... también habrá paseos.


uxue



4 comentarios:

pirulalma dijo...

Feliz día para tu acompañante y para ti y para el resto de los convidados....
¿Cuantas velas le vas a poner al pastel?....

.

uxue dijo...

Muchas Gracias Pirulalma.

Acabo de venir de mi primer paseo del día y hace mucho calor, puede que a la tarde haya de nuevo tormenta.

Convidados sólo somos los de casa.
Las velas deberían ser 25, pero no tengo tantas y creo que antes de poder apagarlas todas se habrá comido el pastel. Lo que a él le interesa es comer la tarta.

Que tengas un buen día.
Agur

Gloria dijo...

Creo que soy capaz de oler ese pastel desde este mi rinconcito andaluz. Felicidades para tu acompañante.
Y para ti, como siempre todo mi cariño.

uxue dijo...

Muchas gracias Gloria

El pastel estaba riquísimo.
Apagó las velas con impaciencia y se comió su trozo con ganas.

Por la noche lo terminamos y ya no queda nada de él.

Un beso amiga

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea