jueves, 5 de marzo de 2009

Pensamientos en el camino...

Pensamientos en el camino...


Vivo en un lugar maravilloso, un pueblo sencillo y tranquilo, donde se respira aire puro y mucha tranquilidad.


Todos los días doy un paseo por las tardes. No voy sola, voy de la mano de una persona muy especial a quien quiero mucho.


Con el paisaje de las montañas y el sonido de la música, que también me acompaña, es cuando más dejo que mi mente se evada y se ponga a pensar.


Unas veces estos pensamientos son alegres. Suelo sonreír de repente y mi paseo transcurre con una sensación maravillosa.

Otras veces los pensamientos están llenos de sueños, empiezo a imaginar situaciones, a ilusionarme. El camino se hace corto y cuando llego a casa vuelvo a la realidad.

Algunos pensamientos son menos alegres, y mientras paseo es inevitable que mi tristeza se refleje en mi cara. De vez en cuando unas lágrimas asoman con intenciones de caer. Alguna lo consigue, entonces miro hacia abajo, limpio mi cara y sigo mi camino.


Y….. Hay otras veces, en las que el paseo se hace muy pesado. Suele ser consecuencia de la impotencia que siento en algunas situaciones. Rabia por algo que ha sucedido y no sé cómo solucionarlo. De una soledad que percibo con más intensidad. Una soledad no deseada, una soledad interior, donde uno se siente vacío.

Es un paseo sin sentido donde me pesan los brazos y las piernas, las zancadas son más cortas y las fuerzas se me pierden en el camino. Donde tengo ganas de llegar a casa y dejar ese momento allí, en el paseo.



Foto sacada esta tarde en mi recorrido


Hoy las montañas están con nieve.

El día se ha alargado y es una maravilla contemplarlas. Se ven los caseríos y los prados verdes. Es corriente ver los animales y hoy habían ovejas comiendo hierba.


El aire era muy fuerte y llovía. Abrí el paraguas, pero enseguida tuve que cerrarlo debido a la fuerza del viento que lo doblaba.

A veces costaba andar, por ir en contra del viento.


Mi compañero de paseo se reía por ello, le gusta el aire, le encanta pasear. Haga frío, calor, llueve o nieve….es lo mismo, tiene que caminar, le gusta caminar, le relaja.

El conoce bien el camino y tomados de la mano me guía por él.

Da igual cómo esté el agua, siempre para a beber en la fuente, tanto en la ida como en la vuelta.


Hoy llegamos del paseo con la cara fría y colorada de la caminata y del aire.

Suelo oír música, ando tanto en mis pensamientos que la tengo más como acompañamiento de fondo.

Hoy pondré una de las canciones que escucho en esos momentos.


Esa música que entona con el paisaje tranquilo y lleno de paz y con una mano cálida que me acompaña todos lo días.

uxue







Amada Vizcaya,

ayer por la mañana te vi
vestida de blanco
verde en la cabeza, fuego en el corazón
esbelta, maciza, hermosa
cuando pasabas junto al lado de mi deseo,
y tu dulce olor
trabajo, amor, mar
se adueñaba de mí.

Ayer por la mañana escuché
el eco de tu habla
la caricia de tu canto
sobresalto en el corazón
y flotando en lo profundo de tu eco
me fui saltando, volando.

Ayer noche
junto al huerto de los antepasados
te dedicaste a bailar y
a improvisar versos, alegre y picante,
seno prolífico
fuente inagotable.

Amada Vizcaya,
vestida de blanco
verde en la cabeza, fuego en el corazón
consuelo y dolor del sufrido poeta
amor y canto
tu suave habla
tu viva impronta
el candente de tu hierro
son hoy mi refugio.

(Benito Lertxundi)



2 comentarios:

Charly dijo...

En todo este tiempo que nos conocemos se ha forjado una amistad sólida y sincera, tu lo sabes uxue y hoy al leerte reafirmo todo lo que siento por vos amiga mía, te quiero mucho, te admiro por sobre todas las cosas, creo que soy el único que conoce la dimensión de tus palabras pero estoy mas que seguro que la sensación intensa que he sentido al leerte llegará al corazón de todo aquel que te lea. Un fuerte abrazo y sigue adelante, yo te acompañaré en este nuevo camino que has emprendido.

uxue dijo...

Charly, muchas gracias por tus palabras y apoyo incondicional. Cuando te conocí y hablamos desperté del letargo que sentía, comencé a ver la vida de otra forma. Siempre has estado a mi lado. Tú me has ayudado a crecer y a caminar. Mientras paseo no puedo tomarte de la mano,la distancia que nos separa es grande, pero siempre estás presente en mis pensamientos y en mi corazón.
Un abrazo enorme amigo.

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea