jueves, 1 de marzo de 2012

Adiciones afectivas



 "Cuesta creer cuantas adicciones hay. Sería muy fácil si sólo hubiera drogas, alcohol y tabaco. Lo más difícil de superar una adicción es querer superarla. Algunas veces, demasiadas veces, lo que empieza como algo normal en tu vida se convierte en una obsesión y de repente dejas de controlarlo. Buscamos la euforia, eso que logra que todo lo demás se desvanezca. Lo malo de las adicciones es que nunca acaban bien, llega un momento en el que lo que nos ponía eufóricos deja de hacerlo y empieza a doler. Dicen que no superas tu adicción hasta que tocas fondo, pero ¿cómo sabes que lo has tocado? Porque por mucho que algo te duela, a veces dejarlo duele aún más".


Hace unos días leí este párrafo en el Facebook de una joven  amiga. Me sorprendió y me dio qué pensar.
Con  su permiso lo he transcrito en el  blog y me da pie a la reflexión que comparto aquí.  En especial para ella y en agradecimiento por darme la oportunidad de opinar sobre este tema.




Existen  varios tipos de adiciones que  son más comunes, como la del tabaco, el alcohol, el juego,…etc.
De estas adicciones se ha hablado mucho. Hay terapias para poder salir de ellas y con la ayuda adecuada se puede lograr.  Por supuesto, siempre  que la persona de veras lo desee,  tenga  fuerza de voluntad  y constancia.


“Lo más difícil de superar una adicción es querer superarla”

El primer paso sería reconocer y asumir que tenemos una adicción. Después es cuando debemos plantearnos cómo influye en nuestra vida y  qué  hacer con ella. 


Sin embargo,  en esta entrada quiero referirme a otro tipo  de adiciones,  igual menos llamativas de cara al exterior, pues el deterioro y la dependencia no es tan visible como el de las físicas, pero no por ello menos  importantes. En ocasiones   necesitan de ayuda de profesionales para poder salir de esa situación.
Me refiero a las adicciones afectivas, las que tienen que ver con los sentimientos y las emociones.

De pequeños  dependemos de los padres.
Necesitamos tanto el alimento de comida como de cariño, imprescindibles para un buen crecimiento físico y emocional.
Mientras crece, el niño va haciendo nuevos amigos, conoce a nuevas personas, se va despegando poco a poco de sus padres para crear nuevos afectos.


 


Con  el tiempo, “la cuerda”   que les ha unido  va perdiendo fuerza y ­ desapareciendo poco a poco.
A unos les cuesta más que a otros  soltar por sí solos las riendas,…pero tarde o temprano lo hacen para poder hacer su propia vida, ya sea solos o con nueva compañía,  pero sin depender de sus padres.

Siempre quedará el amor que se han tenido,…pero a otro nivel. Es un amor menos posesivo, más maduro. Más de compartir ese cariño, de dar y recibir, sin  esa necesidad imperiosa de dependendencia.







Y el amor de pareja?...El primer amor?…El segundo?,…Un amor intenso???

Quién no ha amado alguna vez con tanta intensidad que por un tiempo se ha hecho un poco dependiente de ese amor?.

Puede que esa persona se haya dado cuenta y  ha podido  rectificar  a tiempo, dándole un vuelco a la relación y  retomando su vida.

Pero no siempre es posible, y ahí es donde viene el peligro de la adicción a ese amor, que tanto daño puede hacer si uno no es capaz de  reaccionar y empezar a luchar para salir de esa situación.


 “Algunas veces, demasiadas veces, lo que empieza como algo normal en tu vida se convierte en una obsesión y de repente dejas de controlarlo. Buscamos la euforia, eso que logra que todo lo demás se desvanezca”


Mientras dura ese momento, esa sensación, uno se siente como en una nube de la que no quiere bajarse. Todo lo que ve y escucha le parece fantástico, se magnifica.
Se cree único, junto con su pareja. Se sienten  las  personas más felices  del mundo. Y desean  que eso dure para siempre.

Con el tiempo  nos damos cuenta que hay algo más aparte de eso, que no podemos estar siempre en esa nube,…que eso  ya no es suficiente,…que hay  una vida llena de dificultades,  con sus momentos alegres y  tristes,…con una realidad que debemos asumir y vivir.

Y es esta realidad la que  nos golpea e intenta abrirnos los ojos para que no sigamos cayendo y empecemos a retomar el sentido de nuestra vida.

Cuando nos damos cuenta que no todo es color de rosa, es ahí donde nos cuesta aceptar y dejar al lado aquello que  nos ha hecho “ tan felices”.

Nos hicimos dependientes de ese amor, de sentir intensamente  mientras estábamos juntos.  Nos daba seguridad en su momento y llegamos a pensar que  si se termina la relación y  la otra persona nos  deja,  se nos acaba  el mundo.

Y, al romperse la cuerda de un lado, uno se queda colgado y  perdido. Quiere seguir aferrado al otro extremo para sentirse de nuevo seguro y querido,…
Pero, en ese momento,  no es capaz de ver que lo que tenía le  estaba aprisionando.

Ese “amor” le estaba consumiendo, le quitaba algo muy importante…le quitaba ser él mismo.

 Cuando sucede creemos  que no volveremos a sentir lo mismo con otra persona.  Nos encerramos en nosotros mismos sin opción  a darnos una nueva oportunidad.

No es cierto  que no seamos capaces de volver a sentir, de volver amar,… de volver a ilusionarse plenamente, diferente, y puede que esta vez sin depender de ello.


Pienso  que,  cuando seamos capaces  de asumirlo conscientemente, cuando seamos capaces de mirar ese momento con nostalgia,  sin rencor ni dolor, será  cuando estaremos preparados para volver a retomar nuestra vida y volver a vivir.

 


“Dicen que no superas tu adicción hasta que tocas fondo, pero ¿cómo sabes que lo has tocado? Porque por mucho que algo te duela, a veces dejarlo duele aún más".


Es complicado saber cuando se ha tocado fondo, porque mientras existe esta adicción, no somos conscientes de lo que nos sucede y cuánto nos está perjudicando.
 Sólo somos conscientes del placer que nos produce. 

Este bienestar pasajero, cada vez es más efímero y más exigente. Sin embargo,  no lo vemos, o mejor dicho no lo queremos ver,  porque es mayor el temor a perder lo que sentimos y  estar solos,  que  aceptar cuánto daño nos hace.

Es cierto que el dejarlo es doloroso, que incluso pensamos que no lo podremos resistir. Este dolor es intenso, pero con ganas, con valor y dejándose ayudar por la gente que nos quiere es posible.


Y  es cuando estaremos preparados para empezar a llevar las riendas de nuestra vida. Preparados   para volver a sentir, para volver a amar,…y puede que esta vez de una manera más sana, sin dependencia. Donde haya igual menos euforia, menos subir a las nubes,…más bajar a la tierra que es donde debemos vivir… Donde haya más AMOR,  con un mayor  compromiso.


A partir de ahí es cuando empezaremos a vivir más  plenamente, libres y sin ataduras.

uxue 


“El tiempo es el único que puede salvar al amor que sufre  una pérdida” (Jorge Bucay)


18 comentarios:

Gloria dijo...

Hola uxue,

hoy me has dejado sin palabras. Tu reflexión ha tocado mi alma, la comparto contigo como compartimos otras muchas cosas.

¡Qué sabia eres!

Un fuerte abrazo.

Marmopi dijo...

Hay que intentar lo máximo posible que esa adicción que necesitamos ir abandonando o abandonar de cuajo nos duela lo menos posible. Pasar el mono, pasar el luto sabiendo que lo podemos conseguir.
Besitos, Uxue. Pasa un buen fin de semana ;-D

manulondra dijo...

Magnífica y veraz reflexión, uxue, me gustaría que la leyera mi hijo, que está enganchadísimo con los videojuegos; pero el dice que no, que los deja en cuanto quiera. !Tendrías que verlo cuando se va la luz!

Saludos, Manuel

Jabo dijo...

Las adicciones sentimentales, siempre son positivas si se dan con libertad y respeto.
Buen post, Uxu.
Abrazo. Jabo

JENI dijo...

Gracias por esta gran entrada amiga! Tenia ganas de leerla para poder reflexionar sobre ella y, la verdad es que tienes toda la razón del mundo. Hasta de estas adiciones aprendemos, como dice el refrán "no hay mal que por bien no venga".


Un abrazo muy fuerte!

uxue dijo...

Hola Gloria
Cómo me gusta leerte y saber que incluso en el silencio estás siempre ahí.
Gracias por tus palabras y tu apoyo incondicional.
Un abrazo enorme amiga

uxue dijo...

Hola marmopi
El post no iba por mí, aunque en algunas cosas que pongo me siento identificada.
Ya ves lo que son las cosas, y es que la persona de la que más dependí en su momento es quien más me ha ayudado ahora a no depender de otros y eso habiendo perdido el contacto desde hace un tiempo.
Parece contradictorio, pero es así.
Por eso siempre me quedaré con lo bueno de cada momento, porque todo tiene su aprendizaje.

Gracias por tus palabras.
Pasa un buen fin de semana.
Un beso

uxue dijo...

Hola manulondra
Cuando aquí se va la luz me suelo alegrar, pues es cuando mi hijo tiene que hacer algo diferente para no aburrirse, y hasta se va a la cama temprano...cosa rara.
Yo le enseño este escrito al tuyo y tú le hablas al mío adolescente, que se está desmadrando cosa fina.

Qué bonita es la teoría cuando se desea cambiar, pero los hijos muchas veces viven en otra onda y les cuesta aceptar que tienen una adicción y que les está perjudicando.

Gracias por tus palabra Manu.
Pasa un buen fin de semana.
Un abrazo

uxue dijo...

Hola Jabo
Es cierto lo que comentas, son positivas siempre que uno no dependa de ellas para seguir adelante y no pierda el rumbo de su vida.
Amar es positivo, desear algo y tener ilusión también lo es.
Triste sería si no existiera un motivo para no querer. Es bonito amar y sentir, siempre desde la libertad y el respeto.
Gracias por estar ahí y por tus palabras.
Un abrazo

uxue dijo...

Jenny, guapísima!!
Qué ha pasado con la "y" de tu nombre?

Me alegra tanto leerte y ver que parte del escrito quedará en tu memoria y te hará recordar esto.

Tú empiezas ahora a recorrer el camino que otros hemos andado.
Tienes el privilegio de la juventud y otros de la experiencia.
Pero hay algo que nos une y compartimos...y es las ganas de vivir, de sentir y de volver a soñar y amar...eso siempre estará dentro de ti, de las dos.
Eres especial y por eso me siento tan a gusto hablando contigo.

Un beso enorme joven amiga...adéu preciosa!!

MEN dijo...

De todo se aprende y sobre todo de los errores, o por lo menos asi debeberia de ser.Menuda reflexion...En cierta forma todos tenemos adicciones y unos son mas fuertes luchando contra ellas y otros se conforman creyendo que no es un adicion sino su deseo. No se donde esta la diferencia quizas el paso de una a otra sea minimo. Quizas distinguirlo sea cuention de valentia y no todo el mundo es valiente... o quizas es que todo tiene un limite y mientras llega te conformas. No se estoy un poco loca intentando encontrar respuesta. Muy buena entrada. Un bessito

uxue dijo...

Hola Men
Es cierto que a veces es difícil saber dónde está el limite para darnos cuenta cuando un sentimiento pasa a adicción. Y no todas son malas, siempre que seamos conscientes de ello y no nos perjudiquen, ni nos resten libertad.
Muchas gracias por tus palabras.
Pasa un buen día.
Un beso

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, Uxue

Magnífica entrada. Gracias a las dos, a ti por publicarlo y a tu amiga por compartirlo contigo y a la vez con todos.

Estoy con vosotras, hay muchos tipos de adicciones y la emocional o afectiva es dura, y a veces, no nos damos cuenta que estamos enganchados a otra persona.

Bonita invitación a la reflexión.

Besotes.

Estela dijo...

Querer es poder... y se puede!!!

Un beso vasca MUAKKK!!!

uxue dijo...

Hola Maria Eugenia
Es cierto que son duras las adicciones afectivas, y se complican más si no se reconocen, ni se hace algo al respecto, siguiendo por el mismo camino de la dependencia.
Gracias por tus palabras.
Un beso

uxue dijo...

Hola Estela
Si hay deseo y voluntad de querer claro que se puede. Costará y será duro, pero se puede...
Un beso grandote guapa

Irhati dijo...

Querida Uxue,
A ver si hoy con un poco mas de empeño logro publicar mi comentario.
Te decía, que difícil tema has escogido tratándose de adicciones, lo mires por donde lo mires.
Quien no? Es uno de los obstáculos mas grandes y sutiles con que nos enfrentamos en nuestro diario vivir, sean costumbres, manías, hábitos, adiciones en definitiva que nos subyugan la mente como si otros intentaran someternos.
Que puedo decirte... que tienes mucha razón en el análisis tan bueno que haces para combatirlo, sea la obsesión que sea, debemos mirar cara a cara hasta la tableta de chocolate que no nos conviene.
Seguro que tu amiga se siente muy respaldada por tu complicidad en el tema.
Un fuerte abrazo.

uxue dijo...

Hola Irhati
Esta vez lo has logrado y ha entrado el comentario, de lo cual me alegro mucho, pues me gusta leerte.
Tienes razón en lo que pones. Aunque hay una adicción que has comentado y a la que yo no puedo renunciar y es al chocolate...me controlo claro, pero no renuncio a él, aunque se note en el cuerpo,...es una gozada sentir ese dulce como se deshace en la boca, además que me anima la mañana.

Muchas gracias por entrar y por tus palabras amiga.
Un beso grande guapa!!

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea