viernes, 31 de julio de 2009

Un descanso temporal


Hoy ha sido nuestro último paseo de esta temporada.


En este tiempo también daré paseos, pero no será por el mismo lugar, ni todos los días, y no estará conmigo mi compañero.

El se va por unos días a otro sitio, cambiará de aires y también descansará de mí, que no le viene mal.

Allí también dará sus paseos diarios, pero será en otro lugar y con otra gente.

Ambos necesitamos ese tiempo de descanso para empezar la nueva temporada con fuerzas renovadas y con la ilusión de siempre.


Ha sido una temporada intensa, en unos momentos más cansada que en otros, pero siempre con ganas de estar juntos e intentar disfrutar de ese momento.


Aunque necesito este tiempo de descanso, no puedo evitar el añorar ya los próximos paseos. Durante casi un año han formado parte de mí día a día y de mi vida. Los extrañaré.


Echaré de menos estos paseos por el mismo sitio. Echaré de menos la fuente, el merendero con la gente descansando, y el campo de futbol con el ruido de los chicos entrenando. Echaré de menos los pasos de cebra donde parábamos para controlar que no pasara un coche. Echaré de menos las farolas donde él se paraba y se apoyaba.

Y…sobre todo, echaré de menos esa mano cálida que me acompañaba en los paseos, junto con los gritos y las risas que me alegraban el camino.


Creo, o mejor dicho es más un deseo y una esperanza, pienso que tal vez él también me eche de menos. Y que, aún siendo con diferente intensidad, extrañe mi ausencia…y, por qué no? Puede, que también eche de menos mi mano. Esa mano que le transmite fuerza y cariño. Esa mano que le da seguridad y que desearía que comprenda que nunca estará solo en este recorrido tan complicado como es el de la vida.


A la vuelta renovaremos los paseos, por el mismo lugar, a la misma hora y, lo que es más importante, con mi acompañante incansable y que hace que mi vida sea diferente y especial.


Volveremos pronto, y mientras tanto pensaré en él y en su sonrisa.


uxue

4 comentarios:

Gloria dijo...

Hola uxue.

Es bueno cambiar de aires de vez en cuando, a la vuelta todo parece renovado y las fuerzas están intactas para la rutina de cada día.

Yo me siento un tanto culpable de retirarte de esa vida cotidiana que llevas, pero estoy deseando de verte y pasar unos días juntas. Te aseguro que no te vas a arrepentir y que vas a guardar un bonito recuerdo de mi tierra.

Un gran abrazo, amiga, hasta pronto.

uxue dijo...

Hola Gloria
Es bueno y necesario, pues si no la rutina nos ahogaría.
Hoy marcho con los hijos a los pirineos. Espero no perderme, porque mi sentido de la orientación es pésimo, confío en que ellos me guíen.
A la vuelta me espera un viaje especial para conocerte y ver esa tierra que te tanto quieres.

Un abrazo enorme amiga y hasta pronto.

margarita dijo...

Veo que también te vas de vacaciones.

Este més es el que más cogen para evadirse de lo cotidiano.

Veras como regresas con más impetu e ilusión. Que lo pases bien.Saludos

uxue dijo...

Hola Margarita
He llegado hoy de una parte de mis vacaciones y lo he pasado fenómeno con mis hijos subiendo montañas.
Nunca creí que fuera capaz de andar tanto, pero ha sido muy emocionante. Los pirineos son preciosos y pondré fotos de los recorridos que hicimos.
Lo más duro fue las noches, pues me cuesta dormir en tienda de campaña, pero aparte de eso ha sido una experiencia fantástica.
En diez días me iré de nuevo a conocer a tu hermana, que tengo muchas ganas.
Muchas gracias por tus palabras.
Un abrazo.

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea