lunes, 1 de junio de 2009

Déjame que te cuente..."El reloj parado a las siete"



Ahora hablaré de otro libro de Jorge Bucay: "Dejáme que te cuente"


El ya tenía varios libros publicados antes, pero éste fue el primero que conocí de este autor. Me gustó mucho y a partir de ahí seguiría leyendo su obra.


Hablaré un poco de qué trata e iré poniendo algunos cuentos que me gustaron especialmente.


Esta obra se publicó en el año 2002, y es del género de bienestar personal y autoayuda.

En este libro, Jorge Bucay ha conseguido realizar una perfecta recopilación de cuentos clásicos, modernos o populares, con los que pretende ayudar al protagonista de su libro, Demián.

Demián es un joven muchacho, inquieto por conocer más cosas acerca de su personalidad, de sus sentimientos y reacciones ante la vida y ante sus seres queridos. Esta inquietud le conduce hasta Jorge, el Gordo, un psicoanalista muy especial, ya que sus consejos son basados en cuentos, llenos de consejos y sabiduría.


“Estos cuentos han sido escritos para señalar un camino.

Encontrar el diamante que hay en ellos es tarea de cada uno”

(Jorge Bucay)


El primer cuento que pondré es uno de mis favoritos :



"El reloj parado a las siete"


El autor del cuento es Papini.


Es un monólogo de un personaje que escribe en la soledad de su cuarto.


"Hay en una de las paredes de mi cuarto un hermoso reloj antiguo que ya no funciona. Sus manecillas detenidas casi desde siempre, señalan imperturbables la misma hora: las siete en punto. Casi todo el tiempo, el reloj es sólo un inútil adorno en una blanquecina y vacía pared.


Sin embargo hay dos momentos en el día, dos fugaces instantes en que el viejo reloj parece resurgir de sus cenizas como un ave fénix.

Cuando todos los relojes de la ciudad, en sus enloquecidos andares, marcan las 7 y los cu—cu y los gong de las demás máquinas hacen sonar por 7 veces su repetido canto, el viejo reloj de mi habitación parece cobrar vida. Dos veces por día, a la mañana y a la noche, el reloj se siente en absoluta armonía con el resto del universo.

Si alguien mirara el reloj solamente en esos dos momentos, diría que funciona a la perfección...

Pero pasado ese instante, cuando los otros relojes han acallado su canto y las manecillas siguen sus monótonos caminos, mi viejo reloj pierde su paso y permanece fiel a aquella hora que alguna vez detuvo su andar.


Y yo amo ese reloj y cuanto más hablo de él, más lo amo, porque cada vez me siento más parecido a él— También yo estoy parado en un tiempo, también yo me siento clavado e inmóvil, también yo soy de alguna manera un adorno inútil en una pared vacía.


Pero tengo también fugaces momentos en que, misteriosamente, llega mi hora.

Durante esos tiempos, yo siento que vivo. Todo está claro y el mundo se transforma en maravilloso. Yo puedo crear, soñar, volar, decir y sentir más cosas en esos instantes que en todos los otros momentos. Estas conjunciones armónicas se dan y se repiten una y otra vez, como una secuencia inexorable.


La primera vez que lo sentí, traté de aferrarme a ese instante creyendo que podría hacerlo durar para siempre. Pero no fue así. Como a mi amigo el reloj, también a mí se me escapa el tiempo de los otros.

...Pasado estos momentos, los otros relojes que anidan en otros hombres, continúan su giro y yo vuelvo a mi rutinaria muerte estática, a mi trabajo, a mis charlas de café, a mi aburrido andar que acostumbro a llamar vida.


Pero yo sé que la vida es otra cosa. Yo sé que la vida, la vida de verdad es la suma de aquellos momentos que aunque fugaces, nos permiten percibir la sintonía con el universo.

Casi todo el mundo, pobre, cree que vive.


Sólo hay momentos de plenitud y aquellos que no lo sepan e insistan en querer vivir siempre, quedarán condenados al mundo del gris y repetitivo andar de la cotidianeidad.

Por eso te amo, viejo reloj. Porque somos la misma cosa tú y yo......"


(Giovanni Papini)

2 comentarios:

Gloria dijo...

Me encanta...
Me quedo sin palabras cada vez que leo algo de Bucay. Ahora lo digiero y le daré vueltas a las manecillas de mi pensamiento.
Gracias, uxue por compartirlo.

uxue dijo...

Hay cuentos y textos que hay que leerlos más de una vez para sacarles todo el significado. Para mí éste fue uno de ellos, lo volví a leer y comprendí mejor lo que quería transmitir, y qué razón tiene.
Agur Gloria...

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea