lunes, 18 de abril de 2011

Un alto en el camino...


Desde hace dos días hemos tomado  un descanso temporal en los paseos compartidos.
Hará  unos tres años  que mi compañero de viaje y yo hicimos un trato,  llegamos a un pacto silencioso, sin necesidad de palabras,  y aceptado por ambos.

El trato era que cada cuatro meses él se iba quince días de colonias a un lugar donde sería bien cuidado. Él descansaría unos días de mí y yo recargaría pilas por otra temporada.

Al principio el trato era más por mí, pues necesitaba ese respiro, el cambio en mi vida fue tan brusco en ese momento que no sabía si sería capaz de seguir adelante con tanta responsabilidad yo sola.

Poco a poco he ido aceptando esta nueva vida,  este nuevo día a día en compañía de mis hijos y sobre todo de esta persona tan especial.

Ahora soy yo quien más deseo estar con él, ahora soy yo quien más le echo de menos. 
 Echo de menos los paseos diarios, echo de menos su mano cálida, sus gritos y sus risas. Echo de menos su mirada cómplice, silenciosa, transmitiéndolo todo.

Ahora, en este momento, sentada en un banco de la cocina, mientras hay ruido en la casa con la obras, siento que algo me falta,... no le oigo reír, ni sus gritos de alegría, es cuando más noto el silencio...
 Ahora…es cuando más siento su ausencia.
 
Pero no me agobia, me  gusta pensar en él,…es lo que más quiero y me gusta sentirlo así.

Sé que es necesario el descanso temporal para los dos, soy consciente de que ambos lo necesitamos, y con esa certeza es con la que nos separamos por unos días.

 Ha ido a  un lugar muy bonito, a unos 25km  de casa. Está adecuado especialmente para ellos, allí pueden disfrutar sin miedo y están bien cuidados. 

Hace unas horas llamé a la encargada del albergue,  pues  la semana pasada había tenido fiebre y estaba con antibiótico. Quería saber cómo estaba y si tenía fiebre de nuevo.
Su cuidadora me ha dicho que acababa de levantarse y que ya estaba dispuesto y de buen humor para dar una vuelta.

En ese momento me he reído, imaginaba su cara expectante y  su ansia por salir, y le he dicho que no le entretendría, que sólo deseaba saber cómo se encontraba.
Me ha dicho que estaba muy bien, que ayer dio un paseo largo con los demás chicos y que estaba muy feliz.

Pufff!!! Hay que pasar por esto para comprender mejor cómo se puede ser tan feliz oyendo unas palabras tan sencillas como  ésas. Pues imagino la alegría de él, imagino sus gritos y la mano que no soltará de su nueva monitora, imagino su cara  de ilusión y su sonrisa. Sólo pensar eso me hace sentir muy bien, me ayuda a seguir adelante, a seguir con este descanso temporal y,  a la vez, tenerle en mi pensamiento de una manera muy especial.

Hace unos días me llamaron del Centro de Día al que va para decirme que tenía fiebre, que se quedaba dormido pero que tenía buen humor. Cuando vino a casa, aún con fiebre, quiso dar su paseo y así lo hicimos, él a su ritmo y con sus rituales del paseo.
Al día siguiente estaba mejor y fue al Centro otra vez, pero de nuevo le volvió a dar fiebre, cosa muy rara en él que nunca tiene fiebre y menos dos días seguidos.
Él no lloraba, no se quejaba, comía más despacio pero bien, no protestaba si  le tocaba en algún lado para saber qué podía sucederle, y tenía muy buen humor. Pero seguía caliente,…

Al día siguiente le llevé al médico y le miró despacio, para que no se asustara. Le auscultó, le miró los oídos y no encontró nada significativo. Luego le miró la garganta y ahí vio la infección, dijo que la tenía muy roja.
 Y él sin quejarse, sin una lágrima, sin molestar a nadie…
 
Le  iba a mandar sobres y le dije que eso no lo tomaría, luego le iba a recetar pastillas cada ocho horas y le comenté a la doctora que no le iba  despertar para darle la medicina pues luego ya no se dormiría y para él era muy importante el descanso. Así que le mandó una medicación que era de tomar cada doce horas.
Al principio no la quiso tomar, pero luego por la noche se la escondí en la cucharilla, la rellené del yogur y le añadí su medicina diaria, que conoce y que toma bien (él reconoce las dos pastillas diarías, una azul y otra blanca y las coloca él solo encima de la cuchara cuando se las ofrezco de mi mano). Ahí sí que se dejó engañar,  no se dio cuenta de la jugada con la nueva pastilla y lo tomaba todo junto. En las colonias lo comenté y así hacen también.


Cada día es un continuo reciclaje, un continuo aprendizaje.  Tomo y acepto  las cosas como van viniendo y ante cualquier novedad no me apuro, pienso en la  mejor forma de ayudarle, que él no se resienta,...y así todo va mucho mejor para ambos.

Durante unos días no pasearemos juntos. Cada uno lo hará por su lado.  Me gusta caminar disfrutando de este maravilloso paisaje.
En estos paseos no disfrutaré de su compañía, extrañaré su mano y su sonrisa, pero dentro de poco, de muy poco, de nuevo lo retomaremos, con nuevas energías y con ganas de estar juntos de nuevo. 

Así por lo menos lo deseo yo, así por lo menos creo que él también…


                                                                                                              
                                                                                                      
                                                                                                                                                       

uxue

20 comentarios:

Carlos dijo...

Hola Uxue.

Hace mucho tiempo que te conozco a ti y a tu compañero de paseos. Sé que necesitas estos días de descanso para recargar pilas como dices, pero también comprendo esa sensación de ausencia que sientes en estos momentos.

Pues chica, aprovecha ahora y relájate que pronto pasan los días y cuando menos esperes te encontraras en el camino tomada de la mano de tu compañero oyendo su risa y percibiendo todo el amor que él te tiene…lo veras en su mirada “cómplice”.

Un abrazo y un besote enorme chica…agur

uxue dijo...

Hola Carlos

Ya ves chico, con tanto ruido de los obreros que no sacan más que polvo y lo rompen todo, me ha salido la vena nostálgica y me ha dado por soltar toda esta parrafada.

Sabes bien que disfruto de estos momentos, son especiales y a recargar las pilas para los próximos paseos.

Un abrazo enorme campeón...agur

METAMORFOSIS dijo...

En cualquier relación sea de la clase que sea....hijos, padres, parejas, amigos, hermanos...incluso un perro....estas ausencias o estos recesos son fabulosos para reflexionar...para darnos cuenta de hasta que punto necesitaamos a ese ser..., de cuanto espacio llena en nuestras vidas....es bueno echarse de menos...hay quien no conoce esa sensación y es necesaia...porque eso demuestra que la relación entre esos dos seres sigue existiendo e importa....

uxue dijo...

Tienes razón Metamorfosis, echar de menos a una persona es signo de que alguien te importa de que amas a alguien y añoras su ausencia, y si sabes que pronto volverá esa sensación es más reconfortante.
Besos

Gloria dijo...

¡Como no lo vas a extrañar si vives pendiente de él y para él!

Disfruta de este tiempo que estará fuera, también debemos cuidar de nosotros un poquito. Tienes la tranquilidad de que está bien cuidado y se lo pasa estupendamente allí donde está. ¡Lastima que no hayan salido los planes que tenía para ti!

Hoy por aquí llueve, no está el día para pasear.

Un abrazo grande, grande.

Marmopi dijo...

Seguro que él, a su manera, también te está echando en falta. Y el reencuentro será más espectacular y más divertido.

Es precioso lo que describes, Uxue. Es bellísimo saber cuántisimo quieres a tu hijo.

Un beso gordísimo. Cuando le tengas contigo de nuevo, dale otro de mi parte, por favor. Me impactaron tanto sus ojos... :-)

uxue dijo...

Es cierto Gloria, ha sido una pena no haber podido ir a tu tierra y vernos de nuevo.
Dichosas obras, pero tenía que hacerlas cuando mi hijo no estuviera porque la que se ha montado ha sido tremenda, así he andado más tranquila con tanto movimiento de casa, aún estoy comiendo polvo...pero ya termina pronto y a disfrutar todo lo que pueda.
Otra vez será y nos divertiremos igual.
Un abrazo enorme guapa, y gracias por tus palabras.

uxue dijo...

Es verdad lo que dices marmopi, sus ojos son lo que más llaman la atención, son tan expresivos y a veces tan pícaros que uno no puede evitar mirarle y sonreir por ello.
Gracias por tu apoyo.
Un beso grandote para ti y a él le daré otro grandote de tu parte.

Irhati dijo...

¡que bonito es echar de menos de la forma que tu lo añoras!
Ese amor tan grande y bello, tan dulce y tan fiel,, es un amor de verdad y que a todos nos sirve de ejemplo.
Imposible llegar a la montaña esa donde con tanta facilidad tu llegas, llegais cada dia, tú con tu amor, el con su guia, y coronais la cima.
Tu puedes escribir lo que muchos no podemos, y no por las situaciones, no, sino por vuestra forma de hacer ese camino.
Para ti mi flor mas escondida, la mas bella.
Irhati.

uxue dijo...

Hola irhati
Menuda poeta estás hecha chica!.
Muchas gracias por tus palabras.
Como tú bien dices el amor es grande, un amor incondicional, se valora más y la satisfación es aún mayor.
Un beso

Estela dijo...

¿Te digo la verdad? me has dejado sin palabras.... un fuerte abrazo tan grande que consiga juntarte las costillas... ya se que duele pero es lo que siento, gracias pequeña ^.-

uxue dijo...

Se puede decir mucho con pocas palabras y eso es lo que has hecho Estela, me has emocionado con lo que has escrito.
Muchas gracias por tus palabras y por ese abrazo tan grande, mis costillas lo aguantarán, le gustan los abrazos.
Un abrazo enorme para ti también

MariluzGH dijo...

Hola Uxue, vengo a agradecer las amables palabras que me has dedicado en el blog de Jabo.
En tu relato me encuentro con una gran mujer que me ha estremecido hasta la médula, contando esta experiencia.
Te dejo mi mejor abrazo pleno de gratitud y cariño

uxue dijo...

Hola MariLuz
A mí también me emocionó tu relato. Tu valentía y tu positivismo ante las adversidades.
Me gusta la alegría que transmites en lo que escribes.
Bienvenida al blog y muchas gracias por tus palabras.
Un abrazo enorme para ti con todo mi cariño

Jabo dijo...

Hola Uxue: si supieras cuanto me ha gustado tu post... Es amor por los 4 costados, y es sabiduría de ver y saber vivir la vida.
Me quedo con esta frase tuya: "Cada día es un continuo reciclaje, un continuo aprendizaje. Tomo y acepto las cosas como van viniendo y ante cualquier novedad no me apuro, pienso en la mejor forma de ayudarle, que él no se resienta,...y así todo va mucho mejor para ambos".

Abrazo. Jabo

uxue dijo...

Hola Jabo
Me alegro que te hayas quedado con esa frase, pues es mi filosofía de vivir la vida desde hace años, desde que acepté y asumí con convición esta realidad que es mi familia, mi mayor motivacion.
Muchas gracias por tus palabras.
Un abrazo

don vito andolina dijo...

Hola, bello blog,íntimas y profundas entradas,si te gusta la palabra infinita, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen lunes lunero,besos con salero..

uxue dijo...

Gracias por tus palabras don vito.
Pasaré por tu blog y te leeré poco a poco.
Pasa un buen día tú también. Un abrazo.

Hogar CRECER dijo...

Hola Uxue!

Yo también hice un alto hoy, me dirigí al "Baúl...", al que hace días no llegaba, y ví que tenía varios artículos para entretenerme.

Pero, como te imaginarás, me detuve justamente en "Un alto en el camino...". Entiendo y comparto cada línea que has escrito. Ese acercamiento cada vez más intenso que se va produciendo con los años es lo que a uno le permite disfrutar más aún de la ternura, bondad sin límites, amor incondicional, aceptación, confianza total, transparencia, dulzura... y tantas otras bellezas que nos regalan estas personitas.

Los primeros años todo eso está muy matizado con el descubrir y aprender a convivir con una situación nueva, y con el deber de brindarles lo mejor que se pueda.

Después de eso, es lógica esta serena etapa de disfrute de los seres más puros que podamos tener cerca.

Lo has escrito muy lindo, un placer leerlo.

Un cariñoso abrazo y hasta todo momento!

uxue dijo...

Hola Corina
Es un placer volver a leerte de nuevo.
Muchas gracias por tus palabras. Cuando uno lleva una vida similar de lucha diaria y de amor constante por alguien especial, es como mejor se comprende lo que siente otra persona en la misma situación.
Un abrazo grande para ti y hasta pronto amiga.

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea