viernes, 18 de marzo de 2011

La edad de la inocencia




La edad de la inocencia


No se nos pasó la edad

simplemente fuimos dando un rodeo

y a ese rodeo le llamamos vida.


Fuimos olvidados y olvidamos

se nos llamó y no acudimos

amamos y no fuimos encontrados.


Pero no se nos pasó la edad

tan sólo dejamos escapar los trenes

en el andén de las oportunidades perdidas.


Nunca pretendimos estar

ni en el momento, ni en el lugar adecuado,

por ello nos reconocemos

siempre que nos alejamos,

y hemos aprendido a sonreír

a maquillar el dolor y sentirnos cerca

cuando reconocemos la ausencia y la ternura

en esa mirada que ha forjado el tiempo

sobre lo mejor de nuestros años.


Porque no se nos pasó la edad.

Simplemente fuimos dando un rodeo.

Y a ese rodeo le llamamos vida.


Uberto stábile

4 comentarios:

Gloria dijo...

Maravilloso el poema, me ha encantado.

La vida se nos escapa como agua entre las manos, queremos cogerla, retenerla, pero el paso del tiempo es inexorable.

Un beso, amiga, que pases un buen fin de semana.

uxue dijo...

Exacto Gloria, el tiempo pasa rápido y sin clemencia, por eso pienso que hay que vivirlo como mejor se pueda.

Un abrazo enorme, amiga y pasa tú también un buen fin de semana

Marmopi dijo...

Es bellísimo, Uxue.
Gracias por mostrarlo

uxue dijo...

De nada marmopi

Desconocía este poema y me gustó mucho cuando lo vi.

Un besote...agur

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea