jueves, 17 de diciembre de 2009

Una grata sorpresa



Hoy por la tarde me he llevado una grata sorpresa.

Todas las tardes sobre las seis de la tarde damos nuestro paseo diario.

En esta época es de noche y apenas se ve.


Hará más de un año que pedí al ayuntamiento que en un tramo del recorrido nos pusieran luces.

Aún no he recibido respuesta de ellos, ni ha habido ningún cambio, aunque creo que lo harán no a muy largo plazo.

Hay otra parte de ese mismo recorrido que es muy peligrosa, pues hay que cruzar una carretera donde transitan bastantes coches y encima pilla en curva, por lo que es un gran riesgo el cruzar esa carretera, sobre todo a esas horas que hay más condensación de coches y al ser de noche se acentúa el peligro.

Por ese sitio pasea mucha gente paseando, corriendo, y en bici.


Están arreglando las calles y en un lateral de la carretera han hecho un camino para bicicletas y creo que seguirá por el tramo que está sin iluminar y por el que pasan coches. Pienso que lo harán para las bicis ( aquí se llama bide gorri, por el color rojo con que pintan el camino). Y puede que se pondrá alguna acera y luces. Eso es lo que imagino, o al menos es mi deseo. Ojalá que se vea cumplido y así el paseo será aún más agradable.


Ayer, mientras cruzaba esa carretera, pensaba de nuevo en lo peligroso que ese tramo a esa hora y en que cualquier día pasaría alguna desgracia.


Hoy íbamos por la acera caminando y a medida que nos acercábamos al cruce oía un ruido raro de los coches. A esa hora apenas se ve, así que no sabía qué sucedía. Me voy acercando y escucho mejor el ruido, se parecía al de los coches que reducen y pasan por un baden ancho de cemento que se pone para reducir la velocidad.

Cuando me acerco más veo unas rayas transversales blancas. Cual es mi sorpresa que al mirar bien me doy cuenta que es un paso de cebra, un grande y maravilloso paso de cebra.

Por un lado está sin terminar de pintar pero ya se ve y se puede pasar, mañana lo terminarán.


Así que mi acompañante y yo la hemos cruzado sonriendo, sin tener que esperar a los coches a que pasaran. Antes de cruzar nos hemos quedado parados un momento, pues al ser nuevo podían saltarlo y pillarnos. Enseguida el coche ha parado y hemos pasado contentos. Ahora, en nuestro pueblo, nosotros tenemos preferencia, los que paseamos antes que lo que van a cuatro ruedas.


Hoy ha habido una grata sorpresa en este pueblo, que ha roto con la rutina diaria, nos ha alegrado el paseo y ha contribuido a que la vida para los caminantes algo más sencilla y con menos peligro..


uxue


6 comentarios:

Charly dijo...

Me alegro por ti y tu compañero niña, ahora a por la iluminación y listo....completito. Un abrazo grande grande niña...agur

uxue dijo...

Gracias Charly
A ver si por Navidad nos traen de regalo lo que falta para que se pueda pasear mejor y más seguros.
Un abrazo...agur

Gloria dijo...

¡Felicidades uxue!, Es todo un logro en los tiempos que corren, que los ayuntamientos están endeudados hasta las cejas y prometen mucho pero hacen poco.

Un beso, amiga.

uxue dijo...

Muchas gracias Gloria
Es cierto lo de los ayuntamientos, pero bueno por esta vez se han portado bien y eso nos ha beneficiado.
Que paséis un buen fin de semana.

Un abrazo enorme amiga

margarita dijo...

Me alegro por ustedes, ya era hora que se preocuparan por el ciudadano de a pie. Un abrazo

uxue dijo...

Exacto margarita, ya es hora de que piensen en nosotros.
Da gusto cruzar todos los días por ese camino sin el miedo de que nos pillen, lo hacemos con precaución pero seguros.

Un abrazo enorme

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea