viernes, 18 de septiembre de 2009

Un paseo pasado por agua, y la fiesta del pijama



Hoy el paseo ha sido pasado por agua.


En todo el día y parte de la noche de ayer no ha parado de llover. Lo hacía con bastante intensidad.

La tormenta también ha sido nuestra compañera de viaje, los truenos sonaban cada dos por tres mientras andábamos peleando con la lluvia y el paraguas e intentando mojarnos lo mínimo, cosa imposible porque llovía mucho y de forma rápìda.


Durante el paseo hemos visto los ríos que llevaban mucha agua y con peligro de desbordarse en más de un sitio.


No era un día para caminar, pero quién le dice a mi compañero que llueve demasiado y que no hay paseo. Es imposible, ya que para él es sagrado y no hay nada que le pueda hacer cambiar de idea.


Cuando íbamos por la parte del parque pisamos bastantes balsas de agua, ya que, debido a la cantidad de lluvia que caía, no le daba tiempo a las alcantarillas a recoger todo el agua.

Era inevitable no pisar los charcos, y cada dos por tres nuestros pies estaban bajo el agua.

Sentía los pies húmedos a través del zapato y los calcetines, e imagino que mi amigo también pues al llegar a casa ambos los teníamos mojados.


En el trayecto no vimos a nadie que fuera tan “loco” como nosotros de pasear con esa tromba de agua.

El día ya se va notando y cada vez es más corto, pronto nos tocará hacer el recorrido a oscuras, pues anochece mucho antes y cuando cambien la hora se notará más aún.


Nada más llegar a casa nos hemos cambiado de ropa que teníamos todo empapado, el paraguas aunque es grande no nos tapa a los dos lo suficiente como para no mojarnos.



Este fin de semana son las fiestas de este barrio, son las más entrañables para mi gusto.

Las organizan los jóvenes del pueblo y hoy viernes es el día del pijama.

Los chicos suelen salir a la calle en camisón pintándose con pecas, pinturetes, y poniéndose trenzas de niña. Las chicas suelen ir en pijama de caballero.


Hay romería y sobre las doce de la noche es el baile de la patata, donde las parejas (Deben ir en pijama, o camisón) se colocan una patata en la frente y se ponen a bailar al son de la música. No se puede tocar la patata y la pareja que aguante más con la patata en la frente sin que se caiga mientras van tocando las distintas canciones esa pareja es la que gana.


La gente se divierte mucho, y las parejas hacen cualquier cosa por evitar que se caiga la patata, eso sí, siempre sin tocarla que allí están los jueces que lo controlan y no pueden hacer trampa.



El baile de la patata


Mañana es el día de los disfraces. Cada año se pone un tema de disfraz y este año el tema es la televisión. Se suele premiar al más original y gracioso.


Durante el fin de semana también hay juegos de niños y más actividades para divertirse tanto niños como adultos.

Son unas fiestas diferentes a las típicas de otras. Aquí no hay botellón, ni malos rollos. Todo el mundo se conoce y son unas fiestas en las que participan tanto los niños, como los jóvenes.


Este año como está lloviendo tanto la música la pondrán aquí abajo, en el probadero. Es donde se realizan las pruebas de bueyes y se utiliza también en estas ocasiones cuando llueven y así la gente puede divertirse sin mojarse.


Mis hijos ya están con los camisones puestos listos para salir y divertirse. Mañana no sé de qué se van a disfrazar. Se lo pasarán bien y eso es lo importante.


No hay lluvia, ni tormenta que impida a los jóvenes de este pueblo a que salgan en camisón o pijama a la calle y disfruten a tope de estos días antes de ponerse en serio con los estudios que los acaban de empezar.


Sigue lloviendo y sigue tronando. Enseguida apago esto y leeré un rato antes de acostarme que mañana me espera doble paseo y con la pinta que tiene el tiempo seguro que no para de llover.



uxue

4 comentarios:

margarita dijo...

Por lo que cuentas, tiene que ser una fiesta muy bonita. Me gustan las fiestsa que participan toda la familia, son muy entrañables.

Espero que lo paseis muy bien y la dichosa lluvia de un respiro para que luzca mejor la fiesta. Besos

uxue dijo...

Gracias por tus palabras Margarita.
Sigue lloviendo pero menor cantidad y de vez en cuando da un respiro y cesa la lluvia. Besos

Gloria dijo...

Hola uxue.
Me ha gustado mucho tu relato. Yo lo hubiera pasado fatal en ese paseo, pues me impresiona mucho la lluvia fuerte y la tormenta. Solo una vez me pilló una gran tormenta en la carretera, cuando iba en coche camino de casa y no quiero recordar lo mal que lo pasé. En cambio me gusta mucho pasear bajo una lluvia mansa.

Me gusta también la descripción que has hecho de las fiestas. Seguro que el ambiente debe ser inmejorable.

Pásalo bien en esas fiestas, amiga, besos.

uxue dijo...

El inconveniente de este año es que al llover tanto se hizo la fiesta aquí abajo de casa. Se oía la música y el ruido de la gente. Yo andaba preocupada porque no me despertaran al chaval, pero él durmió mejor que yo y no se enteró.
Por lo demás todo estuvo muy bien.
Besos, agur

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea