martes, 10 de abril de 2012

Si quieres,...puedes / Un camino para aprender y soñar...


Laguna de bercianos, León


Hace tiempo que tenía ganas de hacer algunas etapas del camino de Santiago.  
Mi objetivo era recorrer parte del camino y ver qué se siente, cómo influye en la vida de quien lo recorre.

Cuando leí en el blog de Jabo, invitando a compartir con él una etapa, me animé y acepté. 
La mejor oportunidad para mí era en Semana Santa, pues estaba libre unos días y así lo planeamos.

Qué acierto fue el tomar esta decisión!!

Mi amigo tenía razón, el camino cambia, ayuda a ver y replantearse  las cosas de una manera diferente,… 
¡Es toda una experiencia que merece la pena vivir!.

Jabo, En su blog "Sé positivo siempre", comparte con todos  una descripción exhaustiva de cada etapa, para quien desee disfrutar  del recorrido leyendo. También, para quien se plantee hacer el Camino de Santiago y sepa mejor qué neesita, a dónde ir
Es un complemento que ayuda mucho a tener una visión más detallada de cómo es el recorrido, por dónde se pasa, los albergues y  lugares que merece la pena ver. Dando su opinión  del viaje.



Aquí voy hablar de lo que he sentido y cómo me ha afectado emocionalmente.




Las seis etapas eran del 4 al  9 de abril, ambos inclusives. Hicimos 200km en esos seis días.

Fui en el autobús de mi pueblo  a Bilbao y allí enlacé con otro que me dejó en Burgos donde empezaría nuestro recorrido.
Jabo y yo nos vimos por primera vez en el banco de la catedral. Nos saludamos y seguido emprendimos una nueva aventura, llena de ilusiones y a la vez expectante por todo lo que pudiera pasarnos.

El tiempo acompañaba al principio, sin embargo, a medida que pasaban las horas empezó a llover. La mochila empezaba a molestar debido al peso, pero seguimos adelante con nuestra marcha, bastante rápida al principio,  conociendo cosas nuevas en cada pueblo que pasábamos, así como hablábamos de cada uno para saber más del otro aparte de lo que ya sabíamos del blog, pues íbamos a estar juntos seis días.

Yo de la historia de España estoy bastante pez , Jabo me iba informando de lo que veía, basado en su extenso conocimiento de la historia y la pasión que ponía  en todo lo que veía y que me transmitía con sus pacientes charlas.

No sabía qué sucedería en el viaje, es complicado al viajar por primera vez con una persona, desconocida para mí en varios aspectos.


También es complicado cuando uno desconoce si el cuerpo va  a responder al desgaste diario de las caminatas con la mochila.

Es un riesgo que uno decide tomar y que acepta con ilusión para poder aprender y valorar mejor lo que se tiene.



El primer día fue cansado por la larga caminata después del viaje en el autobús. Al llegar al destino de ese día nos felicitamos por haber logrado superar ese primer trayecto.

El segundo día fue uno de los más duros.
La etapa era un par de kilómetros menor que la anterior y de las que le seguirían, pero había más pendientes, lo que dificultaba el viaje.
En esta etapa se dio un suceso que nos impactó fuertemente a ambos. Un peregrino  murió de repente en el camino,  cuando llegábamos a la par suyo acababa de desplomarse en el suelo. 
Es duro ver cómo se va la vida de una persona; como, a pesar del intento de reanimarle entre varios peregrinos, no se pudo salvar.


Un hombre de 55 años que, quizás, saldría de su casa con ilusión de conseguir una nueva meta en su vida, de cumplir una promesa, o de disfrutar de unos días y  de compartir con otros peregrinos una experiencia especial.




Este suceso  nos marcó bastante ese día y ya formaría parte de nuestros pensamientos en los siguientes. 
 Cuando  confirmaron la muerte de este hombre me quedé  con  una sensación  de irrealidad, porque cuesta creer que una persona, a quien  aún le queda tanto por vivir, se vaya de repente. 
 A la vez uno se plantea, que la muerte forma parte del camino,  de la vida y que puede darse en cualquier momento.


Me hizo reflexionar en lo efímera que es la vida. En el poder que tiene la muerte y con qué fuerza puede sorprendernos.



Es cuando uno se hace más consciente de lo que "posee" en ese momento: La vida. 
Una vida que no es para siempre, que debe disfrutarse  y sentirla a tope mientras tengamos el privilegio de vivir y sentir. 
La vida se nos ofrece de manera temporal. Respiramos, sentimos,... estamos vivos. 
No decidimos cuando ni como dejaremos de existir. 
 Pero sí que podemos decidir qué hacer con ella y cómo vivirla mientras exista.
Nosotros recorremos el camino, somos los peregrinos de nuestra propia vida. En nosotros está el darle un verdadero sentido y hacer que haya merecido la pena, independientemente del tiempo que haya durado

Es el tiempo vivido lo que cuenta, la calidad,…más que la cantidad.


Esas fueron las reflexiones que me iba planteando en el camino y, en este momento, mientras recuerdo lo que sucedió ese día.

    




A medida que pasaban los días dejé de preocuparme por mi condición física, las fuerzas me acompañaban y respondía bien.
La mochila me hacía daño, pero descansando un poco se retomaba de nuevo con  fuerza.


Mi mayor hándicap  del camino fueron los pies. Son los que más problemas me dieron.
Me salieron algunas ampollas que me daban guerra pero las soportaba. Lo peor fue que en las mayores heridas fueron alrededor de las uñas y yo iba viendo como día  a día iban empeorando.
En la cuarta etapa muy dura,  hicimos 24km con nieve y frío. Se nos mojaron los guantes, no había descanso hasta el siguiente pueblo que estaba a 19km y eso hizo que se agravara la situación con mis pies. Por lo que  se decidió que al día siguiente iríamos a urgencias para que me vieran y según lo que me dijeran me volvía  a casa o iría en autobús hasta el punto siguiente donde nos juntaríamos para descansar. Jabo lo haría andando y yo en el autobús.
Esa noche la pasé bastante mal. Me dolían los pies, sentía cómo se intensificaba  el pulso ahí mismo.
No podía dormir,…todo eso, acumulado a la tensión del día y a la tristeza que me iba invadiendo, por no poder seguir, hizo que me derrumbara  esa madrugada, intentando afrontar ese momento y lo que sucedería.
Y después del desahogo, breve y silencioso, me relajé y dormí bastante bien.

mis pies

A la mañana siguiente fuímos al  pueblo andando a urgencias.
El primer tramo era de 13 km y deseaba hacerlo andando. Saqué fuerzas y allá que tomé el palo y de nuevo a caminar.

A medida que íbamos recorriendo esa etapa iba sintiendo las heridas, que me había vendado yo misma para intentar amortiguar los pasos que daba.


La música formaría parte de  mi viaje. El  tiempo que íbamos separados y en silencio, que solía ser largo, los aprovechaba para escuchar  canciones suaves,  que me relajaban, me ayudaban a pensar y a olvidar el dolor de los pies.

Después de recorrer unos kilómetros de esta penúltima etapa  me doy cuenta que estoy mejor, que apenas siento dolor y me animo. 
De repente, sin motivo aparente,…dejó de dolerme. Sentía los pies,  pero ya no me dolía.
Me sentí más ligera y animada. Volví a tener esperanza de continuar.

A partir de ese momento luché con más empeño por lograr este pequeño sueño.

Le comenté a Jabo de no ir a urgencias, cosa que no aceptó. Así que llegamos a Sahagun, al centro de salud.

Allí me miran y me dicen que tengo que tomar antibiótico, que puede haber infección. Que seguramente perdería un par de uñas y que me miraran cuando llegara a casa.  Yo insisto en que estoy mejor, que me venden y que sigo el recorrido.
La doctora me dijo que no me beneficiaría continuar, pero que era mi decisión. 
No lo  dudé ni un momento, tomé mi mochila y animada salí del centro a la farmacia y luego continuar con el recorrido.

La doctora se equivocó. Puede que los pies no se beneficiaran con otros 33km de ese día, pero mi determinación por seguir, la ilusión que le puse a esa etapa, hizo que mereciera la pena.

Fue increíble!!. 


Inexplicablemente, cada vez me iba sintiendo mejor. Los pies apenas me dolían y me notaba más fuerte a medida que seguíamos el recorrido.

Ahí es donde me di cuenta del poder de nuestra mente, de lo que somos capaces de hacer si de veras nos lo proponemos: …querer es poder…

Tengo que agradecer a mis  amigas que me animaban con sus mensajes de apoyo, y que me llegaban justo en el momento apropiado. Me hacían sonreír y me daban fuerzas para poder continuar.
Han sido mi fuerza en los momentos más difíciles y junto a mi determinación e ilusión, han contribuido a que sea posible.

La última etapa, la más larga, de 40km,  fue fantástica.  Ya estaba segura de que lo lograría. El bache había pasado y lo había superado.
Sentía  una mezcla de ilusión y de previa añoranza por algo que se terminaba y a la vez una gran satisfacción personal por lo logrado, y por lo vivido,…


Es una sensación maravillosa la que se siente cuando uno tiene confianza y lo consigue con esfuerzo.
¡Ha merecido la pena!

Y para terminar, quiero agradecer especialmente a Jabo, el amigo que ha hecho que esto sea posible, por darme esta gran oportunidad y por  acompañarme en todo el recorrido.

Me vi a través de la opinión del amigo que me apoyaba y me reprendía si no veía adecuada mi forma de actuar.


Hubo muchas conversaciones, muchos silencios, muchas risas,…

Hubo también momentos en los que no estábamos de acuerdo y que nos afectaban…  
Sé que a veces no ha sido fácil para ambos, sin embargo, hemos luchado y salido adelante con el apoyo del otro

Y todo eso también formó parte del  conocimiento mutuo de dos personas que se aprecian y se respetan y que formará parte de la vida de cada uno de los dos.





Gracias...

uxue 


Para leerlo agrandar hacer clik en la imagen y ampliarla


24 comentarios:

Jabo dijo...

Hola Uxu: quiero felicitarte por tu comportamiento en estos 6 días, que han sido maravillosos, pero también muy duros, llenos de intensidad. Hemos disfrutado, aprendido, visto y sentido la magia, reído y sobre todo, reflexionado. En definitiva, hemos oído nuestra voz interior y crecido.
Tu ilusión y determinación te han ayudado mucho.
Pero no me arrepiento de haberte convencido de ir al centro de urgencias ya que aunque increíblemente mejoraron tus pies de las ampollas, el tema requería asistencia, como así hicimos.
Abrazo por todo lo que hemos compartido.Eres una gran persona. Jabo

uxue dijo...

Hola Jabo
Muchas gracias por tus palabras y habermme dado la oportunidad de conocerte y recorrer juntos esta parte del camino.
Ya sé que era necesario lo de urgencias, no era prudente arriesgarse. Ahí creo que te puse en un aprieto con mi determinación ante algo que deseaba con todas mis fuerzas y que se anteponía a mi salud.
Te preocupaste por mí y me apoyaste.
Sobre todo aprendí mucho de ti, tanto por lo que me contabas sobre la historia del lugar como por la forma de ayudarme a averiguar las cosas por mí misma.
No olvidaré lo de la "esclusa", ahí es donde me dí cuenta de la importancia de buscar su funcionamiento observando y pensando el por qué.
Gracias por ser así amigo, por los momentos que pasamos y cuanto nos hemos reído,...
Un abrazo grande

Silviña dijo...

Hola Uxue!!

Pues si, QUERER ES PODER!!! y que bonito se siente el haber llegado a la meta que nos propusimos nosotros mismos superando los miedos y las resistencias internas y externas....
Que bien!!!! Que vivencias gigantes has tenido... Superación, tezón, alegría, paciencia, fuerza, dolor físico, contención...
Y estoy de acuerdo que la vida hay que vivirla a full. Que lo importante es la CALIDAD y no la CANTIDAD de tiempo... A vivirla entonces con ganas, con alegría pensando que aunque no lo veamos el sol siempre está!!!
Gracias por tus bonitas reflexiones que hacen tanto bien
Besotes guapa y cuida tus uñitas...

Silviña

MEN dijo...

Admiro muchísimo tu decisión y valentía, ya sabes que una de mis asignaturas pendientes es hacer el camino y algún dia lo conseguiré. Estoy segura que es un paso importante para conocerse a uno mismo y para enseñarnos muchas cosas entre otras de lo que podemos ser capaces. Eres una valiente. Espero que estes mejor de tus pies porque estoy segura que de de espíritu estaras estupenda. Un bessito muy fuerte

Gloria dijo...

Hola caminanta...¡menuda experiencia, chica! Una vez más acabas de demostrar lo fuerte que eres. ¡Me ha impresionado un montón ver la fotografía de tus maltrechos pies! A mi me pasa eso y me tiene que traer Jabo a cuestas hasta el autobús, jejeje. Esto de malograrse los pies es lo más frecuente que les pase a los peregrinos, son una panzada de kms diarios a los que no se está acostumbrado. Esto precisamente es lo que me para a mí a hacer ese camino, que por otro lado todo el mundo que va regresa maravillado.

Me alegro de tu experiencia, ya he estado al tanto de ella por haber hablado contigo por tfno, pero por aquí ha sido más profunda. Gracias por compartirla.

Me ha impresionado igualmente la muerte del peregrino en el camino. Como sabes a primeros de año perdí a mi mejor amiga, de una muerte repentina e inesperada. Esto te hace cuestionar muchas cosas, y te deja bastante claro que el momento de la partida te puede llegar aún cuando menos lo esperas, Que no tenemos nada garantizado por la edad que podamos tener y sobre todo que hay que vivir el presente con toda intensidad. Mi amiga y yo dejamos para hacer juntas cosas en un futuro que nunca llegará...

Ahora toca recuperarse, cuídate mucho, que esos pies se sanen con prontitud y que no te den mucha lata.

Un abrazo, amiga.

manulondra dijo...

"Somos los peregrinos de nuestra propia vida" como bien dices... !qué bonita experiencia, uxue! Me ha impresionado el tesón que has tenido a pesar de las dificultades, sí que eres fuerte. Hace años que me gustaría hacer una parte de ese camino, pero no me veo físicamente para aguantar un tramo de 40 kms o incluso 25 día tras día, aunque puede que una vez lanzado y con decisión aparezcan fuerzas que uno no se espera.

Un abrazo... !y a recuperarse del todo!

uxue dijo...

Hola Silviña
Qué cierto lo que pones. Ya no es sólo el llegar a la meta, si no comprobar que hemos conseguido superar lo que nos asustaba.
Con determinación e ilusión se puede lograr y la satisfacción que ello da es enorme.

Muchas gracias amiga por tu apoyo durante el recorrido, por tus palabras de ánimo diario a través de tus mensajes y que han hecho que las fuerzas sean mayores.
Un beso grande

uxue dijo...

Hola Men

Anímate en cuanto te sientas preparada, pero no lo dejes. Verás cómo te vas alegrar por ello.
A mí ya me dijo la gente que había ido que el camino cambia, que te hace ver las cosas de manera diferente,…que ayuda mucho.
Lo he comprobado. Ya sea el recorrido, como el amigo que me ha acompañado,…todo ha hecho que sea muy especial y que me haya sentido tan bien de lograrlo.

Muchas gracias por tus palabras guapa.
Un besazo

uxue dijo...

Hola Gloria

Me has hecho sonreír imaginando a Jabo llevándote a cuestas al autobús,…con mochila y todo…pufff!!!

Cuando un ser querido se va de repente, sin imaginar que sería posible, nos queda una sensación de tristeza que nunca se va. Se sobrelleva y se acepta, pero queda ahí pendiente en nuestra mente, como algo incompleto por lo no dicho, lo no vivido con esa persona,…el tiempo perdido y que ya es irrecuperable.
Sé cómo te sientes, a mí me sucedió lo mismo con mi madre, que se fue sin previo aviso,…y quedaron tantas cosas pendientes que costó superarlo.
La pena sigue, pero ya no agobia, se lleva como parte de nosotros y, sobre todo, como recuerdo de que no debemos dejar de demostrar lo que sentimos a las personas que queremos.

Muchas gracias por tus palabras de apoyo en el camino. Me encantó hablar contigo, compartir unos minutos del camino y sentir tu fuerza.

Un abrazo enorme amiga

uxue dijo...

Hola Manulondra

La distancia de las etapas las establece el caminante. No tienen por qué ser tan largas. Hay albergues cada menos kilómetros y es más sencillo recorrerlo así.
Nosotros teníamos pocos días y queríamos llegar a León en ese tiempo. Pero si no hubiera sido posible habríamos parado antes.
Está bien trazar una meta y ver lo capaces que somos de lograrla, siempre que se este a gusto y se disfrute.
Anímate hacer alguna etapa, verás como poco a poco la continuas, te va enganchando y deseas seguir.

Yo, en otra ocasión repetiré la experiencia, ya sea por el mismo lugar o por otro lado. Lo que me importa es el camino, disfrutar de esos días y volver a sentir como sigo avanzando.

Gracias por tus palabras y tu ánimo Manu.

Un abrazo grande

Marmopi dijo...

Hola, Uxue. Hay que ver lo bueno que es caminar y lo que lo habéis hecho. Eso sí, tus pobres pies no te lo han agradecido mucho. Pero es lo que tienen los esfuerzos, aunque veo y leo que os ha compensado esa parte del camino.

Besetes y cuídate

uxue dijo...

Hola Marmopi
Aunque mis pies se resistían a seguir mi cabeza empujaba más fuerte aún y salió ganando.
Ha merecido la pena ese pequeño "sacrificio" con todo lo que se ha conseguido.
Gracias por tus palabras guapa.
Un beso

Dolce Voce - María Eugenia dijo...

Hola, Uxue

Y me hablas de sorpresas, jaajajaj. Es fantástico, no sabía nada de tu viaje, de tu camino. Me alegro muchísimo por los dos, sois buena compañía.

Menudo viaje en todos los sentidos. El dolor de los pies, la muerte del peregrino, si ya de por si el Camino es duro, en este caso se agravó y sacó lo mejor de ti.

Gracias por compartirlo, por recordarnos que querer es poder y que podemos con nuestra mente, y por tus reflexiones sobre la muerte y la vida.

Me ha encantado todo lo que has escrito y casi me he visto allí con vosotros, al lado. Ahora ya sabes porqué te pesaba la mochilaa, era yo ;).

Besotes.

uxue dijo...

Hola Maria Eugenia
Ahora comprendo lo de la mochila, porque sentía que cada día pesaba más y no era lógico ya que debía pesar menos al ir consumiendo la comida de al mediodía que teníamos dentro.
Pero bueno, si has estado dándonos ánimos ahí dentro metidita ha merecido la pena el peso extra, nos darías fuerzas.
Gracias por tus palabras.
Un beso grande

Estela dijo...

Madre del amor hermoso.... llorando como una poseída al leerte... que ilusión me ha echo saber que has sido capaz de realizar una hazaña con dignidad, esfuerzo y coraje TE FELICITO creo seriamente que es bueno hacer un buen tramo y encontrarse una misma... aunque sea un solo día... un beso y me lo voy a pensar muy seriamente...!!!

uxue dijo...

Anímate Estela!!
Seguro que con una etapa no te vale y deseas continuar.
Muchas gracias por tus palabras guapa.
Un beso

Dolce Voce - María Eugenia dijo...

Hola, Uxue

Jjajaaja, es que soy muy pesada ;).

Y caminar a tu lado, habrá sido una gozada, ya sea disfrutando de tus conversaciones o de tus silencios.

Se me ha olvidado preguntarte qué tal tienes los pies. Espero que ya curados :D.

Besotes.

uxue dijo...

Hola Maria Eugenia
Mis pies están alborotados. Todavía no se han curado, necesitan tiempo y va para largo.
Lo curioso es que andando me molestan menos que estando quieta.
Se han acostumbrado a caminar y no quieren estar quietos.
Espero que para el lunes ya estén bastante mejor, porque empiezo con los paseos diarios con el chaval.

Ya me gustaría hacer alguna etapa contigo, seguro que sería genial compartir esos momentos.

Por cierto a ver si hablamos un día y te pregunto algo sobre la magia de una concha ...porque, en serio, algo raro sucedió.

Sigue siendo pesada cuanto quieras guapa, me encanta leerte.

Muchas gracias por tus palabras.
Un beso!

manulondra dijo...

Gracias, uxue, por tus ánimos, a ver si me preparo físicamente y me decido. Me han comentado que una de las rutas más "fáciles" y bonitas es la que va desde Oviedo a Santiago, que justamente es la parte última del camino más antiguo y místico que se conoce, y por tanto, menos transitado. La idea es hacerlo solo, porque soy insoportable como compañero de viaje jajaj.

uxue dijo...

Hola Manulondra

La ruta que hicimos forma parte de una de las más difíciles, no por las etapas que recorrí yo concretamente esos días, si no por la parte de Roncesvalles y otros lugares de mucha montaña. Ésa parte la hizo Jabo con nieve y solo; me contó que fue muy dura.

Yo, al contrario que tú, prefiero compartirla con alguien. No es necesario hablar o estar siempre al lado de la otra persona, pero me gusta sentir que está ahí presente.
Puede que algún fin de semana me anime hacer alguna otra etapa, ya sin tanta carga de mochila, y a ser posible acompañada.
Aunque en algún momento pueda sacar de quicio a la otra persona,por lo general me adapto bien con la gente y al lugar.

Anímate en la ruta que te sientas más cómodo y como mejor prefieras.
Buena suerte Manu y sigue adelante con ello, te gustará.
Un beso

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

amiga mía TE FELICITO, eres de las mías,digo y hago mal se hunda el mundo a mis pies.
La mente es muy poderosa tanto para el bien como para el mal.ejercítala siempre para hacerte el bien a ti y a los demás.
Con inmensa ternura hoy beso tus pies.
Sor.Cecilia

uxue dijo...

Hola Sor Cecilia
Qué mejor manera de utilizar el poder de nuestra mente de manera positiva y constructiva; así ganamos todos.
Muchas gracias por tus palabras y tus consejos.
Un abrazo grande

Irhati dijo...

¡Que gran hazaña querida amiga!
Ya solo el hecho de proponerte hacer el camino, demuestra tu gran valentía y coraje, aunque no es extraño en ti que día a día ya recorres otros caminos no menos importantes, pero si, digamos que este era un reto distinto y lo has conseguido con toda la positividad que ha aportado para tu vida, es evidente, y yo me alegro contigo, aunque lo de los pies... ya te vale.. yo desde luego no habría andado ni un kilómetro mas.
Y como te veo tan animada, cualquier día nos sorprendes con otra nueva etapa, y volveremos a disfrutar de tus relatos tan fielmente transmitidos que invitan a vivirlos contigo.
También mi reconocimiento a Jabo por lo buen compañero que ha sido tuyo del camino.
Un fuerte abrazo.

uxue dijo...

Hola Irhati
Es cierto que éste ha sido un reto distinto y que me ha hecho valorar más de lo que uno es capaz si de veras lo desea.
Es mi intención hacer alguna etapa más, va en función del tiempo libre que tenga a partir de ahora, pero si puedo lo haré.
Muchas gracias de parte de los dos por tus palabras y tu apoyo amiga.
Un abrazo enorme

El lugar que me rodea

El lugar que me rodea